Noticias

Información y contenidos de interés

Polos: deporte, moda y herramienta promocional con siglos de historia

Polos personalizados como herramienta promocional

Definitivamente, al pensar en prendas que no pueden faltar en nuestros armarios, de las primeras que se nos vienen a la mente, son los polos. 

En este post exploraremos un poco acerca de su historia, cuál es su origen, por qué fue creciendo en popularidad, y por qué son una alternativa muy elegida por las empresas para personalizar con su logo. 

En primer lugar, esta prenda está ligada directamente al deporte del polo, de la que lleva su nombre. Entonces será útil determinar de dónde surge esta práctica. 

Se estima que el polo se originó en la India, a finales del siglo IX. Es decir, que fue el país asiático el que vio el nacimiento de algo que es considerado hoy como propio del mundo occidental. 

Los primeros registros de europeos encontrándose con este deporte son de la época de la India colonial, en la que soldados británicos presenciaron un partido de polo. 

Se cree que allí fue donde estos soldados británicos decidieron formar el primer club de polo.

El deporte ganó rápidamente popularidad entre los miembros destacados de la armada británica y los cultivadores de té británicos en la India, quienes quedaron cautivados por la emocionante acción de los partidos de polo locales. Sin embargo, el atuendo convencional de la época, que consistía en robustas camisas de manga larga de algodón, resultaba claramente inadecuado para la práctica del polo. Ante esta situación, surgió la necesidad de encontrar una solución que combinara comodidad y funcionalidad sin sacrificar el estilo. Fue así como se tomó la decisión de agregar un cuello con botones a estas camisas, marcando el nacimiento de un ícono de la moda deportiva.

En 1862, el deporte del polo hizo su entrada triunfal en Inglaterra, llevando consigo una ola de entusiasmo y fascinación por este emocionante juego. Poco después de su llegada, John E. Brooks, nieto del fundador de la icónica marca estadounidense Brooks Brothers, se encontraba en Inglaterra en un viaje de negocios. Durante una de sus visitas a los partidos de polo locales, quedó completamente cautivado por el elegante atuendo de los jugadores, en particular por el distintivo cuello de sus camisas. 

Polos: deporte, moda y herramienta promocional con siglos de historia 1

Al volver a Estados Unidos, Brooks se sintió impulsado por la visión de modernizar la moda masculina con un toque de elegancia inspirada en el deporte del polo. Con esta determinación, introdujo una nueva línea de camisetas con cuello y dos pequeños botones estratégicamente ubicados en las esquinas para asegurar su posición. Este innovador diseño combinaba funcionalidad con estilo, ofreciendo a los caballeros una prenda que era tanto práctica como sofisticada. En 1896, este revolucionario modelo se lanzó oficialmente al mercado, capturando la atención de la sociedad con su distintiva elegancia y comodidad.

En la década de 1920, Rene Lacoste, renombrado como uno de los principales tenistas de su generación, enfrentó el desafío de la incomodidad inherente a la vestimenta tradicional utilizada en los partidos de tenis. Determinado a innovar en este aspecto, Lacoste se propuso diseñar una vestimenta que combinara funcionalidad y comodidad sin sacrificar el estilo. Su visión dio lugar a una prenda revolucionaria: una camiseta de manga corta, confeccionada en suave algodón, holgada y con un cuello plano abotonado, que ofrecía una libertad de movimiento sin precedentes en el campo de juego.

La historia de los polos deportivos en el tenis

Este diseño vanguardista hizo su debut en el Abierto de Estados Unidos en 1926, marcando un hito en la historia de la moda deportiva. Un año después, para agregar un toque distintivo a su creación, Lacoste decidió incorporar un pequeño emblema de cocodrilo en el lado izquierdo de la prenda. Este detalle no solo honraba el apodo de “cocodrilo” que le había otorgado la prensa, sino que también simbolizaba la determinación y la ferocidad que caracterizaban su juego en la cancha.

Luego de su retiro del tenis profesional, en 1933, Lacoste comenzó a vender estas prendas con el logo del cocodrilo…

Y el resto es historia. 

Para las empresas

Hoy en día, los polos han pasado de ser un artículo exclusivo de deportes como el tenis o el polo propiamente dicho, para ser un atuendo básico en cualquier guardarropas. Es por esta razón que se han convertido en una de las opciones preferidas por las compañías para llevar su nombre y marca. 

Las empresas eligen los polos como regalo corporativo o uniforme para sus empleados por una variedad de razones convincentes. En primer lugar, ofrecen una apariencia profesional y pulida que se adapta a una amplia gama de entornos laborales, desde oficinas hasta eventos al aire libre. Su diseño clásico y versátil los convierte en una opción elegante y funcional para representar la marca de la empresa de manera coherente y profesional.

Además de su apariencia estética, los polos bordados brindan una excelente oportunidad para aumentar la visibilidad de la marca. Al imprimir el logo o el eslogan de la empresa en el polo, se crea una forma efectiva de marketing en la que los empleados actúan como embajadores de la marca en todo momento. Ya sea en el lugar de trabajo, en eventos corporativos o durante reuniones con clientes, el logo visible en los polos ayuda a promover el reconocimiento de la marca y a reforzar la identidad corporativa.

Otra razón por la que las empresas eligen los polos bordados con logo, es su practicidad y utilidad. Estas prendas son cómodas de llevar durante largas jornadas laborales y ofrecen una excelente transpirabilidad, lo que las hace ideales para empleados que trabajan en interiores o exteriores. Además, son fáciles de cuidar y mantener, lo que los convierte en una opción conveniente tanto para empleados como para empleadores.

Además de su funcionalidad en el lugar de trabajo, los polos para personalizar también son una excelente opción para eventos especiales organizados por la empresa. Ya sea una conferencia, una feria comercial o un evento de networking, los polos con el logo de la empresa ayudan a crear un sentido de unidad y cohesión entre los participantes, al tiempo que refuerzan la presencia de la marca en el evento.

Esperamos que este artículo te haya servido para conocer un poco más acerca del origen de esta tan familiar prenda en nuestros días, y te invitamos a que eches un vistazo a nuestra sección de polos bordados de empresa si estás interesado en hacer crecer la visibilidad de tu marca, de manera cómoda y elegante.

Facebook
Pinterest
Twitter
WhatsApp
Introduce el texto que deseas buscar

Estás en Sulema España

Visita nuestro sitio web en otros paises

Descárgate gratis el catálogo 2024

Rellena tus datos y te enviaremos automáticamente por correo electrónico nuestro catálogo en PDF

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.